¿Cuánto hace que no te reinventas? Con la oreja en los raíles oyendo el sonido de la locomotora del cambio

Los humanos somos tozudos. Siempre pensamos: “no me va a pasar a mí”. Ni el divorcio de nuestra pareja hasta el gorro de una relación “virtual”, ni el despido en el próximo ERE tras el cambio de dirección en la empresa, ni el infarto por una vida de malos hábitos y demasiado estrés. Sí, tenemos la oreja sobre los raíles, y escuchamos un sonido cada vez más fuerte…pero no sabemos o no queremos reaccionar.

Hace algún tiempo un experto abogado y mediador me daba una perspectiva muy particular sobre el matrimonio. Relacionaba el éxito de la relación con la expectativa que cada uno se hace sobre su pareja. En muchos casos, alguien se casa convencido de que la otra persona se mantendrá inalterable y nunca cambiará, y, por el contrario, otras personas se casan convencidas de que serán capaces de cambiar a su pareja en todo aquello que no les gusta.

Cualquiera de las dos posturas acabará en fracaso. Si aceptamos la máxima de Ortega que nos dice que toda persona es ella y su circunstancia, es obvio que el cambio será la constante en la vida matrimonial: cambios profesionales, la llegada de los hijos, la inserción de nueras y cuñados, la desaparición de los padres… El cambio lo cambia todo y a todos, y sólo persistirá la relación si ambos miembros son capaces de adaptarse a ese cambio, aceptando las nuevas realidades y los cambios en su pareja. Y, sobre todo, la relación sobrevivirá si cada uno está dispuesto a cambiar, a buscar la mejor versión de sí mismo y a reaccionar a tiempo ante los nuevos escenarios reinventándose.

Lo mismo ocurre en la vida profesional: el negocio y los compañeros cambian, las políticas, el mercado y las reglas de juego cambian, y exigencias de los demás hacia nosotros aumentan. Si no lo advertimos, o bien sabiendo que hay que cambiar no queremos actuar, quedaremos fuera de juego y no sobreviviremos. Sólo si somos capaces de reaccionar y reinventarnos tendremos la opción de alcanzar nuestra mejor versión y acercarnos a la excelencia profesional.

Si trabajas en una gran empresa debes estar muy atento para anticiparte a las crisis que, tarde o temprano, acaban por llegar. Javier inició su carrera en una entidad financiera. Tras unos meses de rodaje, un director de área lo promocionó a adjunto de la dirección de zona. Al cabo de otro año, y siempre haciendo labores de “staff” y asesoramiento, lo vuelven a ascender al departamento de marketing como adjunto al director de Marketing de la entidad. Entonces, el Consejo de Administración decidió que debía haber un departamento de Responsabilidad Social Corporativa, dependiente de la Dirección General. Vuelven a “ascender” a nuestro amigo Javier, ahora Director de RSC de la compañía en su departamento unipersonal.

Muchos años de despacho de alto nivel, un muy buen sueldo, pero su empleabilidad fuera de esa jaula de oro cada vez será más difícil. Javier tiene 47 años cuando llega la crisis, hay que cerrar el departamento de RSC y le plantean que o a la caja de una sucursal o a su casa. Y se preguntaba ¿qué puedo hacer yo en una empresa normal, que es la que me podría contratar? ¿Qué le puedo aportar?

Cuando iniciaba mi carrera profesional cayó en mis manos un buen libro de estrategia: Strategie, de Martinet. Lo que más me gustó de ese libro es que hablaba de la importancia de lograr un equilibrio entre “creación de potencial” y “explotación de potencial”. El ejemplo es sencillo. Pensemos en dos compañeros de promoción que han estudiado Dirección de Empresas. Uno termina la carrera y se coloca ganando un buen sueldo y durante toda una década sólo se dedica a anotar operaciones contables, sin preocuparse por actualizarse o desarrollarse. De ocho a tres anotando operaciones. Está explotando el potencial que creó en su carrera, pero no está creando ningún potencial futuro. Un buen presente hasta que no tenga futuro.

Por el contrario, su compañero decidió irse a Stanford a especializarse en las implicaciones financieras del crecimiento acelerado de las empresas tecnológicas haciendo un doctorado. No va a cobrar ni un euro en los próximos tres años, y tendrá que sobrevivir de la ayuda de su hermano que tiene un bar en la playa en Andalucía. Está en una situación de creación de potencial sin explotación de potencial. Tiene un gran futuro a costa de un duro presente.

Algo que los profesionales debemos hacer cada semestre es reflexionar sobre esta cuestión. Sólo así evitaremos las grandes crisis y podremos anticiparnos a ellas. Debemos preguntarnos: ¿qué porcentaje de creación de potencial hay en lo que hago? Y no es una pregunta teórica. Coge tu agenda y analiza tu histórico. A qué has dedicado tu tiempo, cómo has incrementado tu valor, no tu cuenta corriente sino tu capital intelectual y, sobre todo, relacional.

Necesitamos reinventarnos para seguir vivos, para evitar el fracaso y, sobre todo, para superar las crisis. La paradoja es que sin crisis no hay desarrollo ni avance. Y nos aferramos demasiado a lo que somos y tenemos, aunque la locomotora esté ya muy cerca. Seguimos sin abandonar el raíl. Sin que matemos algo viejo en nosotros no puede llegar lo nuevo que nos haga mejores. Si lo viejo no muere lo nuevo no viene. Sin cambiar, sin reinventarnos, sólo nos queda perder. Todavía estás a tiempo, no esperes más. Levántate de la vía y comienza tu nueva senda de superación. Solo depende de ti.

Eduardo García Erquiaga

Eduardo García Erquiaga

Licenciado en Ciencias Empresariales en la especialidad de financiación por la Universidad de Santiago, doctor en Administración de empresas por la Universidad de Navarra (cum laude por unanimidad), Executive MBA y Programa de Alta Dirección por el Instituto Internacional San Telmo. Es un experto consultor del área de estrategia empresarial. Ha sido el Director de la Escuela de Negocios Caixanova durante más de 15 años y actualmente es el Director de Galicia Business School.

superar la crisis reinventándote

Supera las crisis reinventándote

Supera las crisis reinventándote te ayudará a descubrir el gran profesional que llevas dentro. Te adentrarás en una senda en la que verás que casi todo en tu vida depende, esencialmente de ti. Tu influencia, tu talento, tu salud y hasta tu juventud dependen de ti.

Este no es solo un libro que te insufle energía e ilusión cuando estás al borde del desaliento (que lo es), sino que marca un camino hacia la mejor versión de ti mismo, y se convierte en una auténtica hoja de ruta para lograrlo.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que disfrutes de la mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando su consentimiento y aceptando las mencionadas cookies, así como nuestra política de cookies, para más información sigue este enlace. ACEPTAR

Aviso de cookies